TOURS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

La visita

Mejor época para viajar a las Cataratas del Niágara ☀️❄️

Mejor época para viajar a las Cataratas del Niágara

¿Cual es el mejor momento para visitar las Cataratas del Niágara?.

TOURS Y ACTIVIDADES

¿Visitar las cataratas del Niágara en verano, otoño, inviero o primavera?, ¿Cuál es la mejor época del año?.

Cualquiera puede serlo y todo depende de tus intereses, gustos o presupuesto ya que la experiencia puede variar sensiblemente dependiendo del mes del año en el que decidas acercarte a esta zona. De ahí que sea imposible dar una respuesta única y objetiva ya que existirán visitantes que prefieran una mayor animación y experimentar todas las atracciones posibles a pleno rendimiento y otros que se inclinen por los meses de menos afluencia de público para gozar de mayor tranquilidad.

Las cataratas nunca cierran y están disponibles para el público de forma 100% gratuita desde los miradores de las zonas públicas de ambos lados de la frontera. Sí que varían los precios de los hoteles y atracciones del entorno, la comodidad de la visita o la oferta turística, que es mucho mayor en los meses de calor y de afluencia de público. Por otro lado, los hoteles, casinos, compras y la mayoría de restaurantes abren durante todo el año.

En esta sección exponemos las ventajas e inconvenientes de viajar a Niágara en las diversas estaciones del año y ofrecemos algunos consejos.


El verano, la temporada alta

Los meses de mayor afluencia de público son sin duda los de verano, de junio a agosto. Son periodos de vacaciones escolares y las familias se agolpan detrás de las vallas que de los miradores que permiten contemplar el grandioso fenómeno natural.

El verano es una época de clima fantástico en la que las temperaturas rara vez superan los 30º y no suelen bajar de 20º. El frescor que proporciona la neblina de la caída de agua se agradece, y es tiempo de disfrutar de todas las atracciones a pleno rendimiento y mojarse sin complejos en aquellos lugares que permiten casi tocar el agua.

Las desventajas de visitar Niágara en verano son que los hoteles suben el precio de las habitaciones (menos si se reserva con meses de antelación) y las colas en las atracciones más populares como el barco panorámico Maid of the Mist, Journey Behind the Falls o Cave of the winds (mejor visitarlas temprano por la mañana o al última hora).

A finales de junio se celebra el Niagara’s New Vintage Festival, que celebra los nuevos vinos de la temporada y permite conocer las bodegas de la zona y probar sus nuevos vinos.


Niágara en otoño, los meses más románticos

En otoño bajan las temperaturas y con ellas bajan también el nº de turistas y el precio de las habitaciones de hotel. Muchos piensan que es el mejor momento para visitar la zona: las ruidosas familias se han marchado y todavía existen temperaturas agradables que permiten disfrutar del entorno con cierta comodidad. Las estampas son muy pintorescas y el otoño se considera el momento más romántico del año en Niágara.
Otoño es un mes fresco, en el que las temperaturas rondan entre los 20 y 0 grados, y con variaciones de clima que pueden ser muy acusadas dentro de un mismo día.

Table Rock

Lo más atractivo de esta época es la belleza de los paisajes. Los bosques adquieren tonalidades típicas del otoño (rojizas, naranjas, doradas…) y la actividad de los viñedos augura la nueva cosecha. Estos meses son muy activos en festivales de vinos, mercados de granjeros y otras actividades relacionadas con la agricultura.

Otoño es además tiempo de festivales: el más importante, el del vino regional (Annual Grape & Wine Festival), pero no olvidemos el Annual Balls Falls Thanksgiving Festival en Jordan o la versión del Oktoberfest de Niagara Falls.
Es una época especialmente adecuada para hacer visitas a las bodegas o rutas enológicas. También es periodo de recogida de frutas y los mercados locales están especialmente surtidos de delicias regionales. Te recomendamos especialmente visitar Niagara-on-the-lake para estas experiencias gastronómicas.

En cuanto a las atracciones, muchas permanecen abiertas sobre todo en septiembre y parte de octubre y los hoteles bajan el precio de las habitaciones al mismo ritmo que bajan los grados en el termómetro.


Niágara en invierno, de diciembre a febrero

El invierno en Niágara es temporada baja y muchos turistas prefieren evitar los fríos de la zona, que en esta región de clima continental pueden llegar a ser realmente intensos y persistentes. Algunas atracciones cierran sus puertas (Maid of the Mist por ejemplo) y los hoteles ofrecen los mejores precios del año.

Niágara en invierno. frío y encanto

Esta época del año proporciona estampas singulares a las cataratas por la presencia de bloques de hielo que caen aguas abajo y que producen imágenes impactantes y mayor estruendo. La neblina se congela y cubre con una capa blanca todo lo que rodea a las cataratas formando escenas muy pintorescas. Las cataratas muy rara vez se congelan.

Situación extrema de congelación total

Las autoridades locales, sobre todo en el lado canadiense, intentan atraer a los visitantes y organizan el Niagara Parks Winter Wonderland, un festival de luces con atracciones animadas y miles de leds que crean experiencias mágicas y que tiene lugar desde noviembre a enero. Más de 3 millones de luces y toneladas de adornos navideños, en el festival de luces más grande de Canadá. Las podrás ver en Niagara Parkway, desde el parque Queen Victoria hasta las islas Dufferin y las cataratas del Niágara

Son meses fríos con algunas atracciones cerradas pero con un ambiente romántico, solitario y acogedor. 


Primavera en Niágara, desde marzo a mayo

La primavera es larga y los primeros meses todavía sufren las inclemencias del frío mientras que mayo es un mes de temperaturas más suaves en que las atracciones de Niágara funcionan a pleno rendimiento. Por tanto, es un periodo de clima cambiante y que puede hacer al turista vivir en su estancia una experiencia de verano o de pleno invierno.

Es momento de disfrutar del aire libre y de los muchos parques y jardines de la zona que empiezan a florecer, de hacer excursiones, de visitar festivales históricos y gastronómicos y de dar paseos en bicicleta. Los barcos se reactivan y empiezan su incesante ritmo de paseos.

La primavera es la época de reapertura de muchas de las grandes atracciones de Niágara. La zona vuelve a la vida tras el duro invierno y se celebran además algunos eventos interesantes.

Los cruceros vuelven al agua. Maid of the Mist, Hornblower y otros vuelven surcar las aguas del río una vez ha terminado el peligro de los bloques de hielo. La experiencia es maravillosa y ningún visitante debería perdérsela. Paseos panorámicos por las cataratas del lado USA y por la grande con forma de herradura de la zona canadiense, sin olvidar los cruceros nocturnos para ver los fuegos artificiales.
Además se intensifican los espectáculos de fuegos artificiales, es más agradable visitar lugares como las bodegas o el Butterfly Conservatory, se abre a pleno rendimiento el Journey Behind the Falls y en general se disfrutan más los colores y matices de la naturaleza en la exhuberante garganta del río Niágara.


 

¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 4.5 / 5. Votos recibidos: 259

Reportajes relacionados
La visita

Consejos para visitar las Cataratas del Niágara - Actualizado 2021 👌

La visita

¿Qué lado visitar en las Cataratas del Niágara? 🍁🗽

La visita

Curiosidades, cifras y datos de interés sobre las cataratas del Niágara

La visita

Souvenirs típicos de las Cataratas del Niágara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *